Mis recuerdos de CASTIL DE PEONES.

11 enero, 2011

El Horno.

Archivado en: General — JAMR @ 20:39
Tags: , , ,

Castil de Peones, como casi todos los pueblos de Burgos, disponían de un horno para cocer el pan que se hacía con la harina que resultaba de moler el trigo de la cosecha, porque recuerdo que cuando se llevaba a vender el trigo a Briviesca, se ensacaba y los sacos se cargaban en el carro con el que se transportaba a la fábrica de harinas de Linares después de haber pasado por el silo, ya que el gobierno controlaba la producción y había que pesar el grano que se vendía, previamente.

Cuando regresaba mi padre de Briviesca, después de haber vendido el trigo, siempre traía dos sacos de lino y algodón blanco(sacas de harina), de casi dos metros de altura, de altura, llenos de fina harina blanca. Al lado de estos siempre traía medio saco de yute con salvado, que era el resultado de la molienda de cierta cantidad de trigo, no se cuanto, pero sí se que era lo suficiente para hacer pan para casa durante todo el año.

El pan se cocía en el horno que era otro lugar de reunión de los chicos (dependiendo quien cociera), porque algunos no nos dejaban entrar; otros nos dejaban hasta asar patatas que las partíamos por la mitad, las poníamos unas gotas de aceite y un poquito de sal y era nuestra merienda.

Al horno se iba a cocer el pan por riguroso orden, establecido no recuerdo por quien, pero lo cierto es que nunca se juntaban dos familias cociendo pan a la vez, siempre una familia cocía por la mañana y otra por la tarde. El día, se sabía con antelación porque yo recuerdo que mi madre amasaba como mucho dos veces al mes, una cada quince días y conocía cuando la tocaba. También decía que la que iba a la tarde tenía que gastar menos paja y leña en calentar el horno, porque no se llegaba a enfriar del todo, después de cocer a la mañana.

El horno era un edificio pequeño, situado entre las casas de Maximiliano (el zapatero) y de Fausto (algo parecido a lo que muestra el dibujo). Se acedia por una puerta doble y una vez habías entrado, a la derecha había un recinto, donde se tiraban las cenizas. A la izquierda debajo de la ventana, había una repisa donde nos sentábamos y en la que se dejaban cosas. Al frente había dos palos paralelos, sobre los que se dejaban las rodelas con la masa de la hogazas y de las tortas y a la derecha, de frente a la ventana, estaba el horno que tenía una puerta metálica que se solía dejar entreabierta en aquellas ocasiones en las que estaba demasiado caliente.

Los chicos nos sentábamos en la repisa que estaba debajo de la ventana y allí esperábamos a que sacaran los bollos, que junto a las tortas de aceite eran lo primero que cocían.

Los bollos se hacían con los chicharrones de la manteca, un poco de manteca y por encima se ponía azúcar. El resultado después de sacarlos del horno, era algo exquisito, que se deshacía en la boca como los polvorones. Solían hacerlos ovalados y como decía anteriormente, el primero que sacaba mi madre, si estaba yo allí, siempre me daba un trozo.

Al horno, también iba gente para que se le asara unas patatas, manzanas o peras, incluso recuerdo que algunos una vez que les asaban unas patatas, las llevaba a la taberna donde las comía regándolas con un porroncillo de vino.

El horno además, servía para aunar familias y vínculos de amistad, porque en muchas ocasiones, se compartía hora y espacio para ayudarse, unas veces, y otras porque las necesidades eran mínimas y pedían compartir para cocer tres o cuatro hogazas.

Llegó el momento en que a Castil comenzaron a venir panaderos de Briviesca, Monasterio o Villafranca Montes de Oca y poco a poco el horno dejó de utilizarse, convirtiéndose es esto, ¡¡Un recuerdo!!

About these ads

3 comentarios »

  1. Han pasado muchos años y aún recuerdo el sabor de esos bollos ( en Santa Inés decíamos tortas). Hoy las hacen en muchos obradores, sin embargo no he encontrado ninguna como aquellas.

    Comentario por undiaenmicasaruralburgos — 10 febrero, 2011 @ 11:01 | Responder

  2. [...] completo este nostálgico relato en el blog Mis recuerdos de Castil del bueno de Jose [...]

    Pingback por » El Horno — 14 enero, 2011 @ 5:36 | Responder

    • No son nostalgias, no creas, SON RECUERDOS, es nuestro pasado. De todas las formas, te agradezco la lectura del Blog.

      Comentario por JAMR — 14 enero, 2011 @ 13:00 | Responder


RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Rubric. Create a free website or blog at WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: